EL DÍA QUE DIOS ME HABLÓ

El día que Dios me habló I (te hablo a ti hij@)

Esta mañana he salido a correr, mi pareja, mi Ángel me pregunta: ¿A dónde vas a correr? Y yo le respondo: Dios dirá.
Y Dios dijo:

  • Primera comunicación:

No tienes nada que hacer, solo tienes que buscar un momento, un momento en el que decidas alejarte del ruido mental y decidas pararte a utilizar todos tus sentidos.

Te hablaré de diferentes maneras, siempre estoy ahí, siempre te estoy hablando, te hablo a través de cada elemental de la naturaleza, lo has comprobado ahora cuando estabas corriendo, te permitiste parar tu mente y pasar a sentir, sentir como acariciaba tu piel, como acariciaba tu pelo, como acariciaba tu cara y cuando giraste esa curva dejaste de sentirme, eso no significaba que no estuviera ahí… estoy en ese sonido que hace el mar, que hacen las olas al romper sobre las rocas… te estaba hablando, te sigo hablando, siempre en cada momento, tu solo tienes que pararte a sentir, a ser, a oír, no solo a ver. Abandona esas creencias de: “si no lo veo no lo creo”, no se trata de ver, se trata de sentir, has venido a sentir.

En algún momento me verás, pero me verás en todos los lugares…

Ahora mismo me escuchas a través del cantar de este pájaro, ahora mismo me estás sintiendo a través de esos seres que tanto amas que son esos árboles maravillosos, estoy en cada rincón de este planeta, vas a sentirme, permítete sentirme…

Escúchame cuando te hablo a través de los pájaros y llegará un momento que tu vibración será tan alta que serás capaz de sentirme a través de este martillear de ese obrero que tiene ese martillo en la mano y que golpea esa piedra con tanta fuerza, también estoy ahí, si bien es cierto que de momento te es más fácil sentirme entre cada elemental de la naturaleza, entonces acércate a mí a través de ellos, ven a mí a través de ellos, permítete estar con ellos, ahí no hay ruido mental, así me escucharás con más facilidad…

Pero recuerda, recuerda que también estoy entre y en cada ser humano, también estoy en ese otro espacio donde hay todo ese ruido de la civilización, todo ese ruido de coches, toda esa contaminación de las fábricas…

Estoy convencido que llegará el día que podrás sentirme en cada lugar, de momento, recuerda, ven a la naturaleza, aquí te hablaré, te hablaré a través de esa campana que cuelga del cuello de ese borreguito, te hablaré a través de sus ojos… Regálate estos momentos, no creas que no tienes derecho a ello, no tienes por qué estar a todas horas entre la civilización, permítete regalarte estos momentos y venir a conectar conmigo, como tú lo sientas, como hoy, corriendo o andando, tú decides… Yo te voy a llamar y tú vas a sentir mi llamada y te acercarás a mí…

Haz todo lo que sientas, haz siempre a través de tu sentir, guíate por el…

Ya estoy otra vez aquí, ¿me sientes?, a través del viento acariciando tu cara, no es que no estuviera, estaba, pero de otra manera, escúchame a través de los pájaros, siempre estoy, siempre estoy. Eres tú la que decides si te paras, si paras ese ruido mental para sentirme, yo siempre estoy a tu lado, si bien es cierto que tienes esa sensibilidad para sentirme a través de esas ramas de esos árboles que ahora mismo estas observando con tanto amor. Yo, tu yo interior, te voy a permitir que puedas sentirme al observar cada uno de tus hermanos humanos, podrás observar más allá de ese disfraz y de ese personaje y podrás sentirme en ellos como me sientes en la naturaleza, sigue intentándolo, lo estás haciendo muy bien…

Recuerda hijo, hija, mía te hablo a través de cada elemento, de cada elemental, utiliza todos tus sentidos, no pretendas verme, puedes sentirme, puedes oírme, puedes olerme, con el olfato también me dirijo a ti, con este aroma de estas flores, con este olor a mar, te hablo a través de cada uno de los seres vivos de este planeta en esta dimensión y en todas las dimensiones en las que también estás, a través de todos los seres vivos, de todos los elementos, de todos los elementales de cada una de las dimensiones…

Pero te digo más, recuerda que estoy en ti, estoy en cada célula, en cada átomo, en cada latir de tu corazón, recuerda meterte en ti, escucharte, sentirte, porque todo lo que ves fuera reflejado en el exterior también está en ti. Te lo muestra este multiuniverso que está en tu cuerpo en forma de células, partículas, átomos que forman tu cuerpo y que te permiten tener esta experiencia en tercera dimensión, utilizándolo a él para poder transitar en este planeta y en esta dimensión…

¿Me escuchas?, ¿me escuchas a través del mar?, a través de estas olas que rompen sobre estas rocas que tanto amas porque te recuerdan el origen de la humanidad, te muestran esa fuerza que habéis tenido para crear este planeta, las amas tanto por eso, porqué te recuerdan, te recuerdan todo el trabajo que lleváis hecho en este planeta…

Recuerda, recuerda y recuerda…

Recuerda en particular, que solo tienes que hacer lo que te recordó mi hijo Jesús, amar y tener fe, es asi de sencillo, cuando él te decía ten fe, te recordaba simplemente que llegaría el momento que serias capaz de escucharme, de sentirme y de verme, de olerme en cada rincón de este planeta…

Y ahora, sigue disfrutando de este paseo consciente utilizando tus cinco sentidos para contactar conmigo…

Sigue disfrutando de esta encarnación, yo seguiré hablándote en todo momento, recuerda siempre estoy…

Y RECUERDA, HAS VENIDO A SENTIR…

Gloria Pérez
www.gloriaperez.es

No te pierdas…

El Plan divino es perfecto

A Porta do Alén

El día que Dios me habló

La enfermedad al habla (audio)

La enfermedad al habla

¿Muerte o regreso a casa?

En homenaje a Maria Carla, vicepresidenta de ConscienciaT

Yo SOY, videoclip

Perder a un ser querido – homenaje a nuestra amiga Maria Carla

Encuentro en Casa dos Anxos

Vídeo presentación taller de Ho´oponopono crístico

Taller de Ho´oponopono crístico

Cronica 20.7.2019 Sierra de Arga